NOTA DEL AUTOR

NOTA

En ningún caso nos responsabilizamos de las decisiones que pueda tomar cualquier lector, aunque se haya inspirado en los contenidos de este blog. Las decisiones que tomen los lectores serán enteramente suyas, así como los perjuicios y beneficios que se desprendan de sus actuaciones.




lunes, 29 de abril de 2013

SELECCIÓN DE VALORES. 26/04/2013


SELECCIÓN DE VALORES. 26/04/2013

Nota a los lectores de “El Pequeño inversor”:
Como podrán observar, los criterios de selección utilizados últimamente en este informe no se adaptan al método DPM5, ni al método simplificado DP expuestos en el libro. Esto es debido a que estamos trabajando con nuevos criterios de selección de valores con la finalidad de disponer y ofrecer nuevas formas de selección de valores que resulten útiles por su mayor grado de simplicidad y eficacia.
En esta última modalidad de selección que podríamos denominar método PDDB, hacemos una selección de valores a comprar en base a:
-Relación precio/beneficio (PER).
-Rendimiento por dividendo (RPD).
-Niveles de deuda.
-Porcentajes de beneficio por acción (BPA) respecto al precio de cierre de las acciones.
En las próximas ediciones de “El pequeño inversor” incluiremos también el método PDDB junto al DPM5 y el DP, con el fin de facilitar a los lectores otra alternativa de selección de valores a comprar que puede resultarle útil y fácil de aplicar.

Esta semana seleccionamos 14 valores del Ibex35 con atractivos de compra. Todos ellos muestran:
1- Relación precio/beneficio (PER) inferior a 15.
2- Rendimiento por dividendos (RPD), en los últimos 12 meses, igual o superior a 2%.
3- Porcentaje de deuda neta respecto a capitalización, inferior a la media de los valores del Ibex35.
4- Porcentaje de Beneficio por acción (BPA) respecto a precio de cierre de las acciones, superior a la media de los valores del Ibex35.
5- Una vez realizada la selección de los valores, se establece la prioridad de compra en base a su PER, ordenando los valores de menor a mayor.

Valores seleccionados, ordenados por prioridad de compra:
ACS
MAPFRE
OHL
BBVA
ENDESA
SANTANDER
TELEFÓNICA
IBERDROLA
RED ELÉCTRICA
REPSOL
INDRA
GAS NATURAL
ENAGAS
BME

SELECCIÓN DE VALORES A VENDER
Esta semana seleccionamos 10 valores del Ibex35 que cumplen objetivos de venta:
-6 valores del Ibex35 muestran una relación precio/beneficio (PER) superior a 20 y rendimiento por dividendos (RPD), en los últimos 12 meses, inferior a 2%. Ordenamos esta primera selección de venta en base a su RPD, de menor a mayor:
MEDIASET
IAG
GRIFOLS
JAZZTEL
INDITEX
ACERINOX

-4 valores del Ibex35 muestran una relación precio/beneficio (PER) superior a 20 y rendimiento por dividendos (RPD), en los últimos 12 meses, superior a 2%. Ordenamos esta segunda selección de venta en base a su PER, de mayor a menor:
BANCO POPULAR
FERROVIAL
ACCIONA
CAIXABANK




UNA CARTERA  A LARGO PLAZO
Si queremos elaborar una cartera, con mentalidad de largo plazo, podemos proceder del siguiente modo:

1º- Reservaremos una cantidad de dinero para imprevistos, como mínimo de 6 mensualidades de la nómina mensual o equivalente.
2º- Evitaremos invertir en bolsa aquel dinero que vamos a necesitar antes de 5 años.
3º- Haremos un cálculo del dinero que tenemos y decidiremos que cantidad vamos a invertir en bolsa.
4º- Dividimos por 10 la cantidad de dinero disponible para inversión en acciones. Nos dará las cantidades a invertir en cada lote de acciones que compremos. Con ello podemos elaborar una cartera con alrededor de 10 valores.
5º- Elegir los valores a comprar entre los que ocupan los 10 primeros puestos en la selección de valores de este informe.
6º- Compraremos un lote de acciones de cada valor, con el fin de diversificar y reducir riesgos. Con una cartera de 10 valores la exposición a cada valor será de un 10%.
7º- Solo compraremos valores que cumplan escrupulosamente las condiciones siguientes:
-PER inferior a 15  (en positivo y distinto de cero).
-RPD que supere siempre el 2%.
8º- A partir de ahora nos mantendremos pacientes, a la espera de que los valores alcancen los objetivos de compra propuestos, y compraremos hasta invertir la totalidad del dinero previsto. Y estaremos atentos a la evolución de los valores ya comprados por si alguno alcanza objetivos de venta.
11º- Venderemos cuando se dé, al menos, alguna de las siguientes condiciones:
-PER superior a 20.
-RPD inferior al 2%.
12º- Con estos criterios siempre compraremos valores de calidad, al mejor precio, con el mayor porcentaje de rendimientos por dividendos, con niveles de deuda por debajo de la media de los valores del Ibex35 y con porcentajes de beneficio por acción superiores a la media de los valores del Ibex35. Los rendimientos por dividendos (RPD) los reinvertiremos comprando más acciones, cuando se cumplan criterios de compra. En los periodos en los que no se alcancen objetivos de compra, mantendremos los rendimientos en liquidez, en una cuenta remunerada, en depósitos a un año como máximo, o en renta fija, a la espera de que se den las condiciones para invertir. No importa cuanto tiempo pase. El objetivo, en esta forma de proceder, es incrementar progresivamente el capital y mantener el máximo rendimiento, con el menor riesgo en bolsa y con el mínimo coste.



Bolsavida

jueves, 25 de abril de 2013

RESPUESTA A UN LECTOR DE “EL PEQUEÑO INVERSOR”

RESPUESTA A UN LECTOR DE “EL PEQUEÑO INVERSOR”

Exposición de B.P. :
Bon dia,

me acabo de leer tu libro y me parece muy interesante. Estoy entrando
en el mundo de la bolsa y después de leerme 4-5 libros quiero empezar
a invertir. Soy de los que piensa como tu, ahorrador y con reservas
económicas para los imprevistos, etc.

Ahora bien, cual es mi sorpresa cuando entro tu blog y me fijo en los
valores recomendados para comprar:

ACS: no indica PER en "infobolsa"
MAPFRE: no cumple con MAX5
OHP: no encuentro PER ni cumple MAX5
TELEFONICA: OK
BBVA: PER cerca de 30 y MAX5 por encima del 70%
IBERDROLA: OK
INDRA: OK
REPSOL: No cumple MAX5
SANTANDER: PER a 26
RED ELECTRICA: no cumple MAX5
...

Ostras! Perdona la expresión, ahora si que no entiendo nada de tu libro.....¿?

Siguiendo tus instrucciones creo que solo compraría TELEFONICA e
IBERDROLA. Qué es lo que no he entendido bien? Pensé que lo tenía
claro.

Gracias por adelantado por tu respuesta.

Un Saludo.
B.P.

Respuesta a B. P.
Últimamente no he utilizando el método DPM5 para llevar a cabo la selección de posibles valores a comprar. He utilizando el método simplificado “DP”, el que figura en la página 82 del libro, con ligeras variaciones.

Como tu dices aplicando el método DPM5, actualmente solo compraríamos unos pocos valores de la bolsa española. Precisamente esta es la finalidad del método, que nos seleccione los valores que verdaderamente están baratos, en base a su precio actual comparado con el precio máximo alcanzado en los 5 años anteriores al año en curso, y teniendo en cuenta beneficios por acción y rendimientos por dividendos en el último año.

En estos momentos, en los que la crisis lleva ya 5 años de evolución, el MAX5 (máximo de los 5 años anteriores) calculado en base a la evolución de precios desde 2008 hasta 2012 es mucho más bajo que en periodos anteriores, debido a que en estos años de crisis los precios han bajado considerablemente. Por lo cual encontrar un precio de compra que esté por debajo de 50% del máximo marcado en los 5 años anteriores es poco frecuente, ello nos indica que los precios están realmente bajos y aplicando el método DPM5 podemos considerar que las indicaciones de compra en este contexto serán reducidas, pero son muy válidas.

Uno de los problemas con los que nos encontramos los pequeños inversores, y también los no tan pequeños, es el de la disparidad de datos según las fuentes consultadas. En principio los datos más fiables son los que ofrece directamente la CNMV (comisión nacional del mercado de valores). A partir de los datos de precio i beneficio por acción podemos calcular nosotros mismo el PER, i con los Dividendos pagados en los últimos 365 días podemos calcular el porcentaje de rentabilidad por dividendos en el último año en base al último precio de mercado.

Pero si no se dispone del tiempo necesario para elaborar los propios PER y % de DIVIENDOS  en el último año, nos tendremos que fiar de los cálculos y criterios que nos ofrecen los distintos medios. En mi caso para llevar a cabo la selección de valores a comprar o vender suelo utilizar las tablas que me ofrece el diario Expansión, en formato papel y en Internet. A veces utilizo los datos de El Economista, pero menos. Soy consciente de que no muestran una exactitud del 100%, sobretodo si esperamos que sean clavados a los ofrecidos por distintos medios. Pero a menudo los criterios empleados por distintos analistas presentan una serie de variaciones que en algunos casos y situaciones pueden dar lugar a conclusiones bastante dispares.

A lo largo de los años he observado que algunos analistas, para un mismo valor son incapaces de ofrecer el cálculo del PER, cuando otros lo ofrecen sin ningún problema. En el cálculo de RPD (rendimiento por dividendos) también solemos encontrar diferencias significativas pero menos que en el caso del PER.

Hace unos años estudiaba introducir el valor nominal de las acciones como criterio de selección de valores, pero las diferencias que encontré entre los diversos medios para un mismo valor, eran tan abismales que carecían de fiabilidad y lo acabé descartando. Todo esto nos da cierta idea del baile de cifras según las fuentes consultadas.

Se pueden minimizar los efectos resultantes de las discrepancias entre las distintas fuentes, consultando varias a la vez, por ejemplo: Diario Expansión, El economista y la web de infobolsa, y descartar como opción de compra aquellos valores previamente seleccionados en base a una fuente determinada, que no presenten unos datos similares en los tres medios consultados.

Años atrás creía que las personas entendidas podían leer los informes y conclusiones económicas de las empresas con un alto grado de fiabilidad. Pero a lo largo de los años me he podido percatar de que es realmente difícil tener la certeza de que lo que se lee en los informes se adapta fielmente a la realidad del momento, y si esto es complicado para los profesionales, lo es infinitamente más para los pequeños inversores que carecemos de ciertos conocimientos y no podemos acceder a informaciones de las empresas que están vedadas incluso para los entendidos. Por otra parte, las empresas, aún sin ánimo de faltar a la verdad, se esfuerzan mucho por maquillar y presentar sus resultados de la forma más atractiva posible a sus inversores presentes y futuros.

Por ello a lo largo de los años he ido observando indicadores que sean fáciles de entender para los que somos inexpertos, que nos den un cierto nivel de fiabilidad a largo plazo, con el fin de no estar siempre a merced de los empleados de banca que nos venderán cualquier producto con tal de conseguir beneficios para su empresa. Otra opción es la de contratar los servicios de un buen gestor de reconocido prestigio y confiarle nuestros ahorros. Si de verdad es un buen profesional, gestionará nuestro dinero mejor que nosotros mismos, pero por desgracia no siempre es así, ni todos los gestores son tan buenos como presumen, ni sus operaciones están carentes de riesgo aunque sean muy buenos profesionales. Entre otras cosas porque ni en bolsa, ni en ninguna otra parte se pude evitar completamente el riesgo.

Con el método DPM5 baso mis decisiones en unos criterios básicos y fáciles de entender y manejar:

-Precio último de cierre de las acciones.
-PER.
-RPD.
-MAX5

Que combinados entre si, me permiten establecer conclusiones de compra i venta de acciones.

El precio de cierre de las acciones es un valor absoluto que no varía de unas fuentes a otras.
El MAX5 para cada valor alcanzado en los cinco años naturales anteriores tampoco muestra dificultades y lo podemos calcular nosotros con relativa facilidad.
El PER, que es el resultado de dividir el precio una acción entre el beneficio por acción, en principio no debería de presentar variaciones para un mismo periodo de tiempo, normalmente se considera un año, pero tanto el periodo de tiempo calculado, como el cálculo del beneficio por acción, se presta a algunas interpretaciones según las fuentes consultadas, lo que unido a algunos pequeños errores de cálculo involuntarios, explicarían la diversidad de resultados según distintas fuentes consultadas.

Con el RPD (rendimiento por dividendos) en ocasiones también observamos discrepancias según las fuentes consultadas, pero por lo general suele ser más homogénea.

Como tu dices, siguiendo el método DPM5, en estos momentos solo comprarías unos pocos valores de la bolsa española, los mejores, es decir aquellos que según las distintas informaciones a las que podemos acceder presentan un mayor grado de ganancias, un mayor reparto de beneficios y un mayor alejamiento de su precio actual a los máximos de los 5 años anteriores.

Si la selección la hubiéramos llevado a cabo el año pasado, con unos MAX5 en general más altos y precios más bajos, la selección de posibles valores a comprar hubiera sido más numerosa. Si hubiéramos realizado la selección y la compra en años anteriores, actualmente dispondríamos de una cartera de acciones de calidad, bien seleccionadas en general, que en conjunto nos darían un alto rendimiento por dividendos, y con altas probabilidades de revalorización a medio y largo plazo.

Como te decía al principio de este escrito, últimamente me he basado en el método simplificado “DP”, con ligeras variaciones, para realizar la selección de valores con opciones de compra.

Para las últimas selecciones de valores publicadas en el blog, solo se han tenido en cuenta los valores del Ibex35. Los valores seleccionados cumplen todos los criterios siguientes:
1- Relación precio/beneficio (PER) inferior a 15.
2- Rendimiento por dividendos (RPD), en los últimos 12 meses, igual o superior a 2%.
3- Porcentaje de deuda neta respecto a capitalización, inferior a la media de los valores del Ibex35.
4- Una vez realizada la selección de los valores, se establece la prioridad de compra en base a su PER, ordenando los valores de menor a mayor.

Y en base a esta selección hacemos una propuesta de elaboración de cartera que puedes ver a continuación.

UNA CARTERA  A LARGO PLAZO
Si queremos elaborar una cartera, con mentalidad de largo plazo, podemos proceder del siguiente modo:

1º- Reservaremos una cantidad de dinero para imprevistos, como mínimo de 6 mensualidades de la nómina mensual o equivalente.
2º- Evitaremos invertir en bolsa aquel dinero que vamos a necesitar antes de 5 años.
3º- Haremos un cálculo del dinero que tenemos y decidiremos que cantidad vamos a invertir en bolsa.
4º- Dividimos por 10 la cantidad de dinero disponible para inversión en acciones. Nos dará las cantidades a invertir en cada lote de acciones que compremos. Con ello podemos elaborar una cartera con alrededor de 10 valores.
5º- Elegir los valores a comprar entre los que ocupan los 10 primeros puestos en la selección de valores de este informe.
6º- Compraremos un lote de acciones de cada valor, con el fin de diversificar y reducir riesgos. Con una cartera de 10 valores la exposición a cada valor será de un 10%.
7º- Solo compraremos valores que cumplan escrupulosamente las condiciones siguientes:
-PER inferior a 15  (en positivo y distinto de cero).
-RPD que supere siempre el 2%.
8º- A partir de ahora nos mantendremos pacientes, a la espera de que los valores alcancen los objetivos de compra propuestos, y compraremos hasta invertir la totalidad del dinero previsto. Y estaremos atentos a la evolución de los valores ya comprados por si alguno alcanza objetivos de venta.
11º- Venderemos cuando se dé, al menos, alguna de las siguientes condiciones:
-PER superior a 20.
-RPD inferior al 2%.
12º- Con estos criterios siempre compraremos valores de calidad, al mejor precio, con el mayor porcentaje de rendimientos por dividendos y con niveles de deuda por debajo de la media de los valores del Ibex35. Los RPD los reinvertiremos comprando más acciones, cuando se cumplan criterios de compra. En los periodos en los que no se alcancen objetivos de compra, mantendremos los rendimientos en liquidez, en una cuenta remunerada, en depósitos a un año como máximo, o en renta fija, a la espera de que se den las condiciones para invertir. No importa cuanto tiempo pase. El objetivo, en esta forma de proceder, es incrementar progresivamente el capital y mantener el máximo rendimiento, con el menor riesgo en bolsa y con el mínimo coste.

De todas formas, si invertimos en bolsa, por mucho que estudiemos la situación y nos documentemos hasta conocer el terreno que pisamos, los resultados siempre serán inciertos, siempre con un alto grado de riesgo en el corto plazo, que se diluye a largo plazo y debemos asumir con serenidad y sosiego.

Pero en todo caso los riesgos de invertir en bolsa siempre serán infinitamente inferiores a los que se derivan del simple hecho de vivir. Si somos conscientes de lo llevamos entre manos, lo único que podremos perder en bolsa es nuestro dinero. No es más que el riesgo de perder frente a las posibilidades de ganar.
Atentamente

Miquel Sentandreu