NOTA DEL AUTOR

NOTA

En ningún caso nos responsabilizamos de las decisiones que pueda tomar cualquier lector, aunque se haya inspirado en los contenidos de este blog. Las decisiones que tomen los lectores serán enteramente suyas, así como los perjuicios y beneficios que se desprendan de sus actuaciones.




sábado, 19 de diciembre de 2009

PROYECTO DE CARTERA ESPECULATIVA A LARGO PLAZO

A menudo se entiende por inversión a largo plazo un tipo de inversión sensata, centrada en valores de calidad, de reconocida solvencia, de bajo riesgo, que nos van a dar dividendos y plusvalías a largo plazo.
Pero a largo plazo también se pueden llevar a cabo inversiones de carácter especulativo.
En el hipotético caso de decidirnos por una inversión especulativa a largo plazo, lo podríamos hacer mediante una selección de los valores más desfavorecidos por la evolución de los mercados, sin tener en cuenta los factores desfavorables que puedan incidir sobre ellos. Así podríamos seleccionar los valores del Mercado continuo que más se hayan alejado de sus máximos. Como referencia consideraríamos aquellos valores que se sitúan por debajo de 15% de sus máximos registrados, es decir que han perdido más del 85% respecto a sus máximos.
Esta semana hemos detectado 18 valores de empresas españolas que cotizan en el mercado continuo, cuya cotización actual está por debajo del 15% de sus respectivos máximos. Entre ellos podríamos hacer una selección de valores, eligiendo aquellos que presentan un mayor grado de alejamiento de sus máximos, y procurando no introducir valores que pertenezcan a un mismo sector con el fin de diversificar. Así nos podría salir la siguiente lista por orden de prioridad:

AFIRMA a 0,44% de su máximo.
AVANZIT a 8,01% de su máximo.
VERTICE 360 a 11,06% de su máximo.
DOGI a 11,13% de su máximo.
SOS CORP. a 11,54% de su máximo.
INDO INTERNA a 12,11% de su máximo.
LA SEDA BAR. a 11,60% de su máximo.
SOLARIA a 11,62% de su máximo.
ERCROS a 12,,41% de su máximo.
GRUPO TAVEX a 14,62% de su máximo.

Con ello tendríamos una hipotética cartera especulativa, con 10 valores de alto riesgo. Invirtiendo por lotes de igual cuantía habríamos dedicado, a cada uno de los valores, un 10% del capital destinado a la cartera especulativa.
Con el fin de tener un mayor control del riesgo podríamos determinar el porcentaje máximo de las inversiones que vayamos a dedicar a esta cartera, en mi opinión alrededor del 10% del total de nuestras inversiones.
A priori cabe pensar que se trata de una cartera suicida, y puede que así sea, pero teniendo en cuenta que partimos desde muy abajo, aunque el riesgo de desaparición de algunas de estas empresas pueda ser muy alto, a largo plazo la probabilidad de recuperaciones de carácter exponencial también puede ser mucho mayor que en el resto de las empresas cotizadas en bolsa.
Por otra parte el hecho de disponer de una cartera muy especulativa de alto riesgo, a la que destinaremos unas cantidades controladas, nos puede servir para centrarnos mejor en la cartera principal, elaborada mediante la selección de valores en base a criterios de calidad y oportunidad, sin ceder a las tentaciones de carácter claramente especulativo que tendremos satisfechas con la cartera especulativa.
Espero vuestras opiniones.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

UNOS COMENTARIOS SOBRE “EL INVERSOR INTELIGENTE” DE BENJAMIN GRAHAM

En los últimos años había leído en diversos medios muchos artículos, comentarios y referencias a Benjamin Graham y su libro El inversor inteligente, en muchas ocasiones al hilo de comentarios o artículos centrados en la figura de su discípulo Warren Buffett y sus métodos de inversión en valor.

Con los años, a base de fracasos en bolsa y alguna que otra alegría, me he ido identificando con una filosofía de inversión basada en el largo plazo, centrada en la selección de valores en base a criterios de calidad y de oportunidad, con una cierta aproximación a lo que Benjamin Graham paltea en su libro.

Este verano me propuse seriamente leer el libro y me compré la última edición.

Había leído tanto sobre El inversor inteligente que creía que la lectura directa del libro me aportaría pocas novedades en lo que se refiere a las teorías de inversión en valor.

Su lectura me ha parecido muy interesante, pero no me ha resultado nada amena, no es un libro de agradable lectura, ni divertido, ni nada que se le parezca.

El inversor inteligente acomete el mundo de la bolsa con tal realismo, sus análisis son tan intensos, disecciona con tal claridad los errores que solemos cometer en nuestro afán inversor, que la lectura de cada página ha sido como un jarro de agua fría sobre mi cabeza.

Cuantos errores cometidos a lo largo de años de inversión, cuanta ignorancia, como nos arrojábamos y nos seguimos arrojando miles y millones de pequeños inversores a las llamas de la inversión en bolsa, a pelo, desnudos, sin conocimientos que nos permitan identificar los peligros del fuego de la bolsa, ni recursos, ni técnicas y estrategias que nos ayuden controlarlo y sacar partido de nuestras inversiones.

Tenía la vaga esperanza de que tras la lectura del libro, aumentaría mi capacidad para percibir la calidad de una empresa cotizada en bolsa. Siempre pensé que mi falta de conocimientos en lo que a contabilidad se refiere, me inhabilitaba para poder interpretar las memorias y los balances de las empresas que cotizan en bolsa. Pero me ha sorprendido que incluso para los contables y analistas financieros, con experiencia en el análisis e interpretación de memorias y balances, resulta altamente complejo sacar conclusiones fiables sobre la situación real de las empresas, debido principalmente al afán enmascarador de muchas de las empresas que cotizan en bolsa. A menudo se presentan los resultados de tal forma que sin faltar del todo a la verdad resulten atractivos a la mirada del observador cualificado.

Mi ingenuidad me llevó a pensar que hallaría en El inversor inteligente una serie de parámetros, más o menos incuestionables que me permitieran seleccionar los valores con un alto grado de fiabilidad que se aproximara a la certeza.

Pero las cosas no son así, Benjamin Graham nos muestra hacia donde podemos ir para tratar de ganar dinero con nuestras inversiones, pero lo que nos muestra con mayor claridad es aquello que no deberíamos hacer, si a pesar de su insistencia en la dificultad que comporta invertir en bolsa, decidimos que vamos a invertir.

El inversor inteligente, no es un libro que aliente al lector a invertir en acciones de bolsa, es más bien un libro desalentador. En cada una de sus páginas anuncia las complicaciones y los problemas con los que nos podemos encontrar. En la mayor parte de libros que he leído, de una u otra forma he podido percibir el afán del autor por seducir al lector, pero en El Inversor inteligente más que el afán de seducción, lo que se percibe es el ánimo de advertencia que respiran sus páginas.

A pesar de todo me ha parecido un libro muy interesante, nada ameno ni de fácil lectura, pero muy recomendable para todas aquellas personas que se hayan iniciado en el mundo de la bolsa o piensen hacerlo en el futuro.

En la edición que he leído, al final de cada capítulo, hay unos comentarios de Jason Zweig que relacionan los contenidos del mismo con realidades actuales y que resultan muy refrescantes a lo largo de la lectura.

Muy a mi pesar, he de agradecer la existencia de dicho libro y la claridad con la que nos expone unos planteamientos que nos tiran por el suelo buena parte de nuestras ensoñaciones bursátiles. El inversor inteligente nos ayuda a poner los pies en el suelo, a reconocer la cruda realidad de un mundo complejo que puede resultar apasionante pero nunca fácil.

Si lo que busca el lector es un método simple, fácil de entender y de aplicar, no lo va a encontrar en El inversor inteligente.

A mi modo de entender El inversor inteligente lo que pone a nuestra disposición es la experiencia y los conocimientos de un hombre que entendió y vivió el mundo de la inversión como pocos.

Lo podemos considerar como una especie de tratado filosófico que no nos da nada hecho y a punto para ser utilizado de una forma concreta, pero que nos puede servir de base firme para desarrollar nuestros propios métodos y estrategias.

Bolsavida

jueves, 21 de mayo de 2009

INVERTIR CON RIGOR

Para invertir en bolsa hay que disponer de una buen método y aplicarlo con rigor, sin excepciones inmediatas o improvisaciones.
Las excepciones han de ser pocas, muy pocas, y deben de estar previstas en la propia metodología. Puede haber alguna excepción a la norma metodológica, siempre y cuando la excepción esté analizada, valorada y contemplada en el própio método.
Es decir, que podemos hacer alguna excepción, pero ninguna improvisación, ¡NINGUNA IMPROVISACION!
Improvisar en bolsa es lo mismo que jugar a la loteria, y las probabilidades de tener exito en la loteria son casi nulas a corto, medio y largo plazo.
Si no dispones de una metodología, es mejor que te abstengas de invertir en bolsa.
Busca un buen método, ponlo a prueba por medio de carteras ficticias o de prueba, en las que inviertas muy poco dinero, y cuando estés entrenado y convencido de que el método funciona podrás empezar a invertir en serio, pero no antes.
Tambien podeis entrar a saco en la bolsa, a ver que pasa, como hicimos la inmensa mayoria, acertarás algunas veces, errarás en la mayoria de las ocasiones, perderás mucho dinero y te inundarán los disgustos. La única ventaja que tiene esta forma de proceder es la de aprender a base de palos, el sentir en propia piel lo mal que se puede llegar a sentir un pequeño inversor caminando a ciegas por el vasto mundo de la bolsa. Si eres de mentalidad fuerte y tienes suficiente constància, lo superarás, a base de ir grabandote a fuego tus propias lecciones.
Pero creeme, no vale la pena recorrer este camino de penurias que otros ya han transitado, es mejor aprovechar las experiencias ajenas para no embarrarse hasta el cuello. Es mejor invertir nuestras capacidades en mejorar las herramientas existentes o en desarrollar nuevas herramientas de inversión pero siempre mediante la experimentación, comprobando que funcionan bien antes de invertir nuestro dinero.
La precipitación no tiene ningun sentido, dispones de toda la vida para invertir y hacerte rico en la bolsa.
BOLSAVIDA (M.S.M.)



jueves, 23 de abril de 2009

METODO SIMPLIFICADO DE INVERSION EN BOLSA

Si carece usted de experiencia en bolsa y quiere iniciarse como pequeño inversor, a continuación encontrará unos consejos, una especie de método simplificado que le puede resultar útil porque le evitará muchos de los errores que cometemos cuando invertimos en bolsa.
Una forma simple de invertir en bolsa con unos criterios mínimos y sin arriesgar demasiado, sería el siguiente:
1-COMPRAR solo acciones con un PER positivo inferior a “11” y % DE DIVIDENDOS igual o superior al 5%, siempre por encima del “nivel de inflación” actual.
2-DIVERSIFICAR las inversiones. Para ello podemos dividir el capital disponible entre un mínimo de 20 y un máximo de 40 lotes de igual cuantía y no invertir más de un lote en acciones de una misma empresa.
3-FIJAERSE OBJETIVOS de revalorización de las acciones entre el 20% y el 100% y si se alcanza vender sin contemplaciones.
4-INVERTIR CON MENTALIDAD DE LARGO PLAZO, y no asustarse si en un momento dado se acumulan pérdidas aunque sean abultadas. Lo peor que se puede hacer en estos casos es vender precipitadamente presa del pánico.
5-NO INVERTIR CON DINERO PRESTADO o que se pueda necesitar en un plazo inferior a 5 años.
6-PACIENCIA, la que haga falta. Si los valores de la bolsa aún no cumplen los criterios señalados, no hay que precipitarse, llegará un día que habrá más acciones que cumplen criterios de compra de las que podamos comprar.

El PER y el %DIVIDENDOS son indicadores económicos cuyo cálculo actualizado pueden encontrar en las tablas de cualquier periódico de economía o en las hojas sepia dedicadas a la economía de la mayor parte de los periódicos. También los pueden encontrar, entre otros, en la prensa que se edita en Internet y en las paginas web de muchas entidades bancarias.

Tras el cierre de la bolsa el pasado viernes día 17/04/2009, la bolsa de Madrid presentaba 18 valores que cumplían los criterios de compra que nos hemos planteado en este artículo (PER menor que 11 en positivo y %DIVIDENDOS igual o mayor que 5%). Algunos de ustedes pueden pensar que esto es algo normal que se da en cualquier semana, pero no es así, en los últimos meses nos encontramos en una situación excepcional en la que se nos presentan muchas oportunidades de inversión con probabilidades de rentabilidad a largo plazo.

En este mismo blog encontrará semanalmente una relación de valores de la bolsa de Madrid ordenados por prioridad para comprar o vender que han sido seleccionados y ordenados en base a una metodología similar a la que planteamos en este artículo, pero un poco más compleja debido a la introducción de más variables y criterios de análisis que nos permiten calibrar mejor la selección y la prioridad de los valores a comprar o vender.

BOLSAVIDA (M.S.M.)