NOTA DEL AUTOR

NOTA

En ningún caso nos responsabilizamos de las decisiones que pueda tomar cualquier lector, aunque se haya inspirado en los contenidos de este blog. Las decisiones que tomen los lectores serán enteramente suyas, así como los perjuicios y beneficios que se desprendan de sus actuaciones.




martes, 7 de octubre de 2014

¿Y AHORA QUE HACEMOS CON NUESTROS AHORROS? (4ª entrega)

¿Y AHORA QUE HACEMOS CON NUESTROS AHORROS?
(4ª entrega)


10-Invertir en renta variable en ETFs indexados.
Los ETFs son fondos de inversión cotizados en bolsa, referenciados o relacionados con determinados sectores de negocio, países, áreas geográficas, índices bursátiles etc.
Los ETFs resultan muy interesantes para los pequeños inversores, por la posibilidad de invertir pequeñas cantidades en fondos que por su naturaleza presentan una buena diversificación, por lo general estos fondos invierten en acciones de renta variable y distribuyen la inversión entre diversas empresas en base a los criterios de gestión del propio fondo, de tal forma que el pequeño inversor, por el solo hecho de adquirir participaciones de uno de estos fondos tendrá su dinero invertido en valores de cierta calidad y de forma diversificada, y vigilado por una serie de gestores que se preocupan por conseguir los mejores resultados para el fondo.
Por otra parte los ETFs tienen la ventaja de que se pueden comprar y vender como si se tratase de acciones de una empresa, con lo que muestran en general un alto grado de liquidez que no se da en otras formas de ahorro e inversión.
Resultan particularmente interesantes los ETFs referenciados a índices bursátiles de determinados países, continentes, áreas geográficas etc. Al estar referenciados a determinados índices, como pueden ser el Ibex35, Latibex, Dow Jones etc, una vez compradas las participaciones de ETFs relacionados con dichos índices, el seguimiento de su evolución resulta muy fácil por ser prácticamente la misma que presenta el índice, la evolución de las cantidades invertidas se producirá básicamente en los mismos porcentajes que los índices de referencia.
Así para un pequeño inversor que quiera colocar su dinero en bolsa de una forma altamente diversificada y sin que le suponga un gran trabajo de seguimiento y selección de valores, la inversión en ETFs que repliquen los índices bursátiles presenta un gran atractivo.


11-Participar en un negocio con familiares o amigos.
Es tal vez una las opciones más arriesgadas para nuestros ahorros, y de las que mayores disgustos nos pueden reportar a parte de la perdida del dinero pacientemente ahorrado.

Tradicionalmente los pequeños ahorradores han invertido en negocios familiares condicionados por la confianza de familiares próximos, o por su incapacidad para negarse a aportar su dinero a empresas o proyectos liderados por familiares directos o personas muy allegadas por razones de amistad.

Algunos de estos proyectos funcionan bien, pero la mayor parte de las veces acaban en fracaso y se pierde el dinero invertido y la buena amistad o relación familiar que pudiera existir antes de la inversión.

Por lo general es más rentable, desde el punto de vista económico y emocional, ofrecer una pequeña cantidad a fondo perdido a un amigo o familiar que invertir nuestros ahorros en sus proyectos.

Aunque siempre habrá excepciones, en el caso de invertir en este tipo de empresas, hay que hacer un esfuerzo para dejar las emociones a un lado y no dejarse llevar por la familia o las amistades si el proyecto no está claramente avalado por estudios serios y fiables.

En la próxima entrega:

12-Comprar inmuebles.

No hay comentarios: