NOTA DEL AUTOR

NOTA

En ningún caso nos responsabilizamos de las decisiones que pueda tomar cualquier lector, aunque se haya inspirado en los contenidos de este blog. Las decisiones que tomen los lectores serán enteramente suyas, así como los perjuicios y beneficios que se desprendan de sus actuaciones.




viernes, 3 de octubre de 2014

¿Y AHORA QUE HACEMOS CON NUESTROS AHORROS? (3ª entrega)

¿Y AHORA QUE HACEMOS CON NUESTROS AHORROS?
(3ª entrega)

7-Invertir en fondos de inversión de renta variable.
Básicamente es lo mismo que el punto anterior, pero mucho más relajado para el inversor que deposita su dinero en el fondo elegido. Son los gestores del fondo quienes velan por el buen funcionamiento del mismo, comprando y vendiendo acciones cuando lo consideren oportuno para el buen funcionamiento del fondo.

Por lo general obtienen mejores resultados que las carteras individuales gestionadas por los propios inversores. Presentan en principio los mismos riesgos que la opción anterior, pero algo más atenuados por la mayor diversificación de las inversiones, por los conocimientos de los gestores y por su mayor grado de diversificación, vigilancia y movilidad.


8-Invertir en fondos de pensiones vinculados a renta variable.
Básicamente son como los anteriores, pero no se pueden retirar hasta que cumplamos la edad de jubilación, solo se recuperan de forma excepcional por enfermedad grave o muerte del titular.

Tienen la ventaja de que se deducen de la declaración de la renta, y nos pueden devolver cantidades considerables que nos hayan retenido por IRPF.
De todas formas cuando nos jubilemos y rescatemos el fondo, entero o por plazos, tendremos que contribuir por ellos como si se tratase de ingresos actuales.

No están protegidos por el fondo de garantía de depósitos. No se pueden rescatar antes de la jubilación pero si podemos cambiar de un fondo de pensiones  a otro, incluso podemos pasarlo a un fondo de pensiones de renta fija u otras modalidades que existen en el mercado.



9-Invertir en un pequeño negocio individual.
Es un tipo de inversión que requiere un gran esfuerzo personal, físico y mental, y también un esfuerzo económico considerable.

Antes de lanzarse a montar una empresa propia aunque sea minúscula hay que valorar muy bien nuestras posibilidades.

A menudo las personas ve ven perdidas en berenjenales que les vienen grandes y de los que es difícil salir sin consecuencias negativas para su economía.
Si decides montar un negocio aunque sea pequeño, estudia bien la situación, busca asesoramiento de personas o entidades que conozcan el mundo de los negocios, te puedan encauzar bien y te ayuden a reconocer las posibilidades y los problemas con los que te vas a encontrar.

No te precipites, piénsalo muy bien y no des ningún paso hasta que lo tengas todo bien pensado y programado con una evaluación realista de costes y posibles beneficios.

Por pensar no nos harán pagar nada, pero una vez montado un negocio si no funciona y lo hemos pagado con nuestros ahorros podemos quedarnos sin dinero y entrampados.

Si te decides por un sector o actividad que conoces a fondo será más fácil empezar y tendrás una mayor probabilidad de éxito, pero seguro no hay nada en la vida, el simple hecho de vivir lleva incorporado el riesgo.

Montar un negocio propio siempre es una opción pero se necesita cabeza, dinero y mucho trabajo.


En la próxima entrega:
10-Invertir en renta variable en ETFs indexados.

11-Participar en un negocio con familiares o amigos.

No hay comentarios: