NOTA DEL AUTOR

NOTA

En ningún caso nos responsabilizamos de las decisiones que pueda tomar cualquier lector, aunque se haya inspirado en los contenidos de este blog. Las decisiones que tomen los lectores serán enteramente suyas, así como los perjuicios y beneficios que se desprendan de sus actuaciones.




sábado, 4 de junio de 2011

EL METODO DPM5

EL METODO DPM5
SELECCIÓN DE VALORES EN BASE A CRITERIOS DE CALIDAD Y OPORTUNIDAD.
(Páginas 72 a 79 de El pequeño inversor)



En el proceso de inversión en valores de bolsa, consideramos que la etapa más importante y comprometida es la de compra de acciones. El hecho de hacer una buena compra en base a criterios bien establecidos y decisiones fundamentadas, es lo que a la larga nos puede proporcionar unas buenas ganancias. De nada sirve que la situación general del mercado de valores mejore mucho, si nosotros hemos entrado a destiempo y hemos pagado un precio por acción muy superior al idóneo o recomendable.
Para llevar a cabo la selección de valores que cumplen objetivos de compra, nos centramos en los cuatro parámetros que consideramos fundamentales: DIV, PER, P/MAX5 y PER estimado.
Los criterios que vamos a utilizar para la selección y clasificación de valores a comprar son:
-DIV (porcentaje de dividendos) igual o superior al promedio de los valores que superen el 2%.
-PER (Precio/beneficio por acción) inferior a 15, en positivo y distinto de cero o n.d. (no disponible)
-P/MAX5 (Precio/MAX5) inferior al 50%.
-PER EST (P/BPA mínimo estimado) inferior a 15, en positivo y distinto de cero o n.d. (no disponible)

La dinámica a seguir para la selección de valores a comprar será la siguiente:
-En primer lugar haremos una selección de todos los valores del mercado continuo que presenten un rendimiento por dividendos igual o superior al 2%.
-Calcularemos la media de los rendimientos por dividendos de los valores preseleccionados y descartaremos todos los valores con un rendimiento por dividendos inferior a la media calculada.
-Seleccionados los mejores valores por DIV, los ordenaremos por PER y eliminaremos de la selección todos aquellos valores que presenten un PER superior a 15, negativo, igual a cero o “n.d.” ( no disponible ).
-Llegados a este punto tendremos seleccionados todos los valores del Mercado Continuo que presentan los mejores resultados por DIV y PER. Esta será la selección de los valores que cumplen objetivos de compra. Pero aun nos queda una parte muy importante, la del ordenamiento por categorías y rendimientos, con el fin de establecer prioridades de compra.
-A continuación calcularemos el P/MAX5 (precio actual dividido por el precio máximo de los 5 años anteriores) de cada uno de los valores seleccionados, y lo multiplicaremos por 100, de esta forma tendremos a nuestra disposición un porcentaje que nos informará del grado de aproximación, en %, del precio actual al máximo de los 5 años anteriores.

Para realizar la clasificación por categorías, procederemos de la siguiente forma:
1- En primer lugar situaremos los valores de 1ª CATEGORIA, los que cumplen los criterios de los 4 parámetros mencionados al principio de este apartado (DIV, PER, P/MAX5 y PER EST) de forma simultánea:
-DIV (porcentaje de dividendos) igual o superior al promedio de los valores que superen el 2%.
-PER (Precio/beneficio por acción) inferior a 15, en positivo y distinto de cero o n.d. (no disponible)
-P/MAX5 (Precio/max5) igual o inferior al 50%.
-PER EST (P/BPA mínimo estimado) inferior a 15, en positivo y distinto de cero o n.d. (no disponible)

2- En segundo lugar situaremos los valores de 2ª CATEGORIA, los que cumplen con los tres primeros parámetros:
-DIV (porcentaje de dividendos) igual o superior al promedio de los valores que superen el 2%.
-PER (Precio/beneficio por acción) inferior a 15, en positivo y distinto de cero o n.d. (no disponible)
-P/MAX5 (Precio/max5) inferior al 50%.

3- En tercer lugar seleccionaremos los valores de 3ª CATEGORIA, los que cumplen con los parámetros: DIV, PER y PER EST, pero con un P/MAX5 entre el 50% y el 70%.

4- En cuarto lugar seleccionaremos los valores de 4ª CATEGORIA, los que cumplen con los parámetros: DIV, PER y PER EST, con un P/MAX5 superior al 70%.

5- En quinto lugar seleccionaremos los valores de 5ª CATEGORIA, los que solo cumplen con los parámetros: DIV y PER.

El Resto de los valores del Mercado que no cumplan las condiciones predeterminadas serán descartados como opción de compra.
De esta forma nos resultará un listado por categorías, de tal manera que los primeros lugares los ocuparán los valores de 1ª categoría, seguidos por los valores de 2ª, 3ª, 4ª y 5ª categorías.
Solo nos quedaría ordenar los valores de cada categoría en base a los rendimientos por dividendos de mayor a menor, con lo que nos resultaría un listado de valores, que cumplen objetivos de compra, encabezado por un valor de la 1ª categoría con el mayor porcentaje de rendimiento por dividendos dentro de su grupo. Cerraría la lista de valores seleccionados un valor con la calificación de 5ª categoría y con el menor rendimiento por dividendos dentro de su categoría.
Todos ellos cumplen objetivos de compra según nuestros cálculos y ofrecen una buena relación precio/beneficio, además de una rentabilidad por dividendos muy superior a la media del mercado, y (en las categorías 1ª, 2ª, 3ª) un nivel de alejamiento respecto a sus máximos que nos permiten considerarlos una muy buena oportunidad de compra.
Esto nos permitirá invertir en valores de calidad que nos darán una buena rentabilidad por dividendos a corto, medio y largo plazo, con muchas posibilidades de revalorización de las acciones a medio y largo plazo.
Llegado a este punto algunos lectores pensarán que no habrá ningún valor que supere dichos filtros tan rígidos, pero no es así. Cuando el mercado se sitúa en cuotas bajas (por debajo de su mediana), podemos llegar a ver, en un mismo día, más de 20 valores del Mercado Continuo de la bolsa española que superan dichos criterios de selección.
Puede que cuando los mercados lleguen a máximos, algunas semanas observemos que no existe ningún valor que haya superado los mencionados filtros, sobretodo en las tres primeras categorías, pero este es uno de los propósitos que se persiguen con el método DPM5.
Lo que se espera del método es que nos indique los valores de calidad a comprar en los momentos idóneos, cuando se sitúen o permanezcan a tiro de compra, y que nos muestre los momentos oportunos para vender un determinado valor, de tal forma que aquellos valores que no cumplan objetivos de compra o venta, simplemente no aparecerán seleccionados, lo que nos permitirá desentendernos de la inmensa mayoría de los valores que cotizan en bolsa, para centrarnos en los que cumplen objetivos.
Esta forma de proceder, además de indicarnos la compra y la venta de valores de calidad en momentos oportunos, nos aportará un mayor grado de serenidad a la hora de realizar nuestras inversiones en bolsa, con lo que se reducirán nuestras dudas y tomaremos nuestras decisiones con mayor seguridad y nivel de satisfacción.
Con este sistema podríamos aspirar a confeccionar una cartera de 20 a 30 valores de la bolsa española. Invertiríamos por lotes de igual cuantía, como veremos más adelante.
En caso de decidirse por otros mercados de valores, se procedería del mismo modo y la selección de valores dependería del nivel de cumplimiento de los parámetros que hemos visto.

Reflexiones y comentarios relacionados con el sistema de selección de valores
Los mercados financieros básicamente evolucionan de forma cíclica. Los precios de los valores cotizados evolucionan mediante fluctuaciones continuas de las que resultan unas tendencias al alta o a la baja. Cuando en el conjunto del mercado se imponen las tendencias al alta los precios van subiendo y en un momento dado los índices bursátiles llegan a sus máximos históricos, registrados en periodos de tiempo anteriores, y los rebasan. A partir de aquí lo habitual es que los precios sigan subiendo durante un tiempo y que luego inicien el descenso de una forma similar a como realizaron el ascenso, es decir a base de fluctuaciones en las que se acaba imponiendo una tendencia bajista, y el mercado en su conjunto sigue bajando hasta que se sitúa próximo o por debajo de los valores mínimos registrados en otros tiempos, y a partir de aquí, con el tiempo vuelve a remontar para alcanzar, siempre a base de muchas fluctuaciones, nuevos valores máximos. Y de esta forma, de manera cíclica los mercados van subiendo y bajando a lo largo del tiempo en una tendencia que históricamente, a muy largo plazo, a resultado ser alcista.
Lo que nadie sabe es cuanto tiempo comprende un ciclo bursátil, es decir, cuantos años pasarán desde que un mercado alcanza sus cuotas más altas, para después bajar o aproximarse a sus mínimos históricos y remontar otra vez hasta alcanzar nuevos máximos.
Si miramos las secuencias históricas encontramos que los periodos de los ciclos bursátiles no suelen ser superiores a 10 años, ni inferiores a 3. Pero han habido excepciones con algún que otro ciclo superior a 10 años o inferior a 3.
De una forma convencional podemos considerar que el periodo de cinco años anteriores al actual, en lo que a la bolsa se refiere, como en muchos otros campos de la actividad humana, encierra una valiosa información que nos indicará en que punto estamos en la actualidad, y nos ilustrará de lo que puede acontecer en la bolsa en años venideros.
En estos 5 años el precio de las acciones de cada valor de la bolsa no habrá parado de oscilar. Y en cada uno de los valores cotizados podemos encontrar un registro máximo (MAX5), en una fecha concreta, que se convertirá para nosotros en una especie de referencia estática, o valor absoluto, con el que podemos comparar todos los precios que presente una acción a lo largo del presente año. Lo más probable es que el precio de una acción se mueva dentro de un rango limitado por el precio máximo y el mínimo que dicha acción registró a lo largo de los cinco años anteriores. Por tratarse de un periodo de tiempo lo suficientemente amplio e inmediatamente anterior a la actualidad, consideraremos que los precios actuales de las acciones son caros o baratos en dependencia de su proximidad o alejamiento al máximo registrado en el último quinquenio natural.
Por lo que respecta a la cuantía de las subidas y las bajadas, tampoco nos puede asegurar nadie en que grado se van a producir, lo más habitual es que los índices superen máximos anteriores sin llegar a sobrepasarlos más allá de un 50%, o en caso de bajadas que se aproximen a mínimos del ciclo anterior sin llegar a rebasarlo, pero en la historia de las bolsas se han producido periodos de largas subidas y también de largas bajadas, en los que se han superado varias veces los máximos o mínimos anteriores.
En los periodos en los que la bolsa se mueva de forma cíclica, en períodos de 3, 4, 5,…, 10 años, nos resultará de gran ayuda la utilización de un sistema de selección de valores a comprar como el DPM5 que hemos descrito en los apartados anteriores. Con esta forma de comportamiento típico de los mercados, nos centraremos principalmente en los valores clasificados de primera y segunda categorías que reforzarán nuestras decisiones de compra, al incorporar criterios de oportunidad como el porcentaje respecto a máximos anteriores y el PER estimado para el siguiente año. Mientras existan valores en bolsa que se puedan clasificar en la 1ª y 2ª categoría, tendremos la confirmación de que la bolsa en general y los valores estudiados en particular están teniendo un comportamiento de carácter cíclico.
Cuando empiecen a desaparecer los valores de 1ª y 2ª categoría de la selección de valores, entenderemos que la bolsa se está aproximando a máximos.
Si desaparecen también valores de 3ª y 4ª categorías, podemos interpretar que la bolsa está prácticamente en máximos. Si finalmente solo quedan valores de 5ª categoría entenderemos que la bolsa se encuentra en máximos o los ha sobrepasado. Llegado a este punto sería cuestión de vender si no lo hemos hecho aún.
A partir de aquí lo más probable es que la bolsa inicie el declive más pronto que tarde, pero ha habido excepciones en la historia de las bolsas y puede que siga subiendo durante años sin entrar en una tendencia claramente bajista. Si se diera esta rara circunstancia, desaparecerían los valores de 1ª, 2ª y 3ª categorías de nuestra selección de valores debido a que los precios actuales siempre serían superiores a los máximos de los 5 años anteriores. En esta situación tendríamos que centrarnos en los valores de 4ª y 5ª categorías, los que cumplen por DIV, PER y PER ESTIMADO, o simplemente por DIV y PER.
Pero lo más probable es que las bolsas evolucionen de forma cíclica, por ciclos en los que los índices se aproximan a mínimos y rebasan máximos del ciclo anterior por periodos de entre 3 y 10 años, así es como se han comportado las bolsas casi siempre. Pero en caso de no ser así, tanto si la bolsa inicia una caída como una subida de muy larga duración, es de suponer que el método DPM5 nos dará anticipadamente las señales de compra o venta oportunas que nos permitan en cada momento tomar las decisiones más adecuadas. Como mínimo, tras haber superado máximos, nos permitirá anticiparnos a una posible caída de larga duración con los valores vendidos y con liquidez para reinvertir cuando el método nos de las señales oportunas. Pero si las bolsas siguen subiendo, aunque perdamos alguna posibilidad de mayores ganancias, ya nos habremos asegurado las plusvalías con las ventas señaladas por el método DPM5 y dispondremos del dinero y el tiempo suficiente para replantearnos nuevas inversiones en un panorama de subidas a largo plazo, y valorar si seguimos invirtiendo en los valores de 4ª y/o 5ª categoría que nos muestre el método DPM5.
Si consideramos lo acontecido en las bolsas españolas en los últimos 20 años, podemos concluir que los mercados se han adaptado a lo que consideramos una evolución típica por ciclos de alrededor de 5 años, y lo más probable es que lo sigan haciendo así en el futuro.
Sea cual sea la situación general del mercado, casi siempre encontraremos algún valor que cumpla criterios de compra o de venta.
Si usted no es un gran conocedor de la bolsa, si carece de conocimientos e información que vayan más allá de los contenidos de este trabajo, lo prudente sería invertir siempre en valores que se puedan encuadrar en alguna de las categorías que hemos expuesto.
El mínimo exigible para decidirnos a comprar un valor será que presente un porcentaje de dividendos superior a la media de los que superan el 2% (es decir, superior a la media de los que presentan los mejores rendimientos por dividendos) y un PER inferior a 15, en positivo y distinto de cero o n.d. (no disponible). Todo aquel valor que no cumpla como mínimo por DIV y PER será considerado por el pequeño inversor sospechoso en cuanto a calidad o de vocación especulativa, y lo mejor que podemos hacer es alejarnos de dichos valores y mantener ante ellos actitudes de prudencia.

http://www.obrapropia.com/Obras/352/EL-PEQUENYO-INVERSOR

1 comentario:

jalopri dijo...

Te estoy siguiendo desde hace unas semanas y creo que es un método muy interesante sobre todo para los que nos atraen los dividendos, que si se mantuvieran a los niveles actuales son una verdadera bicoca. Lo que no me convence tanto es comprar empresas como Mediaset no me inspiran mucha confianza, pero bueno si se tiene suerte es con la que mas plusvalías se puede tener. Actualmente me he concentrado en tres empresas, Gas Natural Santander y Telefónica me inspiran más confianza las grandes.