NOTA DEL AUTOR

NOTA

En ningún caso nos responsabilizamos de las decisiones que pueda tomar cualquier lector, aunque se haya inspirado en los contenidos de este blog. Las decisiones que tomen los lectores serán enteramente suyas, así como los perjuicios y beneficios que se desprendan de sus actuaciones.




sábado, 22 de enero de 2011

LA BOLSA ESPAÑOLA SIGUE EN PRECIOS BAJOS

LA BOLSA ESPAÑOLA SIGUE EN PRECIOS BAJOS

La bolsa española en lo que va de año, 2011, ha crecido un 10%. Hay quien considera que se ha producido un crecimiento espectacular. El ruido de fondo puede hacer pensar que la bolsa se ha situado en precios altos que requieren mesuras y precauciones especiales, para evitar comprar a precios demasiado altos. Los medios de comunicación suelen magnificar lo que ocurre hoy y por lo general olvidan con rapidez lo que ocurrió en el pasado próximo. Si el pasado es un poco más lejano, parece no existir.

La realidad es que el Ibex35 se ha situado en 10.829,10 puntos, muy alejado todavía de los 15.945,70 puntos de su máximo histórico. Para recuperar su máximo el Ibex35 tendría que revalorizarse un 47,35% desde su posición actual, por lo que podemos pensar que a largo plazo nos queda un alto margen de crecimiento.

Si tomamos la mediana como un indicador de normalidad, podemos ver que los valores del Ibex35 y el IGBM, todavía se encuentran por debajo de sus respectivas medianas. Es decir por debajo de lo que cabría considerar como normal.

Por otra parte, tras el último cierre de bolsa del 21/01/2011, podemos observar que el Ibex35 presenta “17” valores con un PER por debajo de 12, y “9” de estos valores presentan además un rendimiento por dividendos (RPD) por encima del 5%.

Nadie parece reparar en estas cifras, pero si alguien se toma la molestia de revisar los datos de 2005, 2006 o 2007 podrá observar que apenas existía ningún valor de calidad que presentara las cifras tan favorables por PER y DIV que tenemos ahora.

Casi al azar, he sacado unas hojas de periódico de 2005, 2006 y 2007 con los siguientes resultados:

A 31/12/2005 el Ibex35 había cerrado el año con 10.778,10 puntos, pero solo 3 de los 35 valores del Ibex presentaban un PER inferior a 12. En cuanto a RPD, solamente había 1 con un rendimiento superior al 5% (Iberia).

A 31/12/2006 el Ibex35 cerró el año con 14.146,50 puntos, pero solo 2 de los 35 valores del Ibex presentaban un PER inferior a 12. En cuanto a RPD, había 2 valores con un rendimiento superior al 5% (Endesa y Telecinco).

A 22/07/2007 el Ibex35 presentaba 14.930,10 puntos, pero solo 2 de los 35 valores del Ibex presentaban un PER inferior a 12. En cuanto a RPD, había 2 valores con un rendimiento superior al 5% (Banesto y Telecinco).

A 09/12/2007 el Ibex35 presentaba 15.819,10 puntos, pero solo 2 de los 35 valores del Ibex presentaban un PER inferior a 12. En cuanto a RPD, había 2 valores con un rendimiento superior al 5% (Banesto y Telecinco).

Si comparamos estos datos con los actuales, la conclusión que se desprende es que la bolsa española sigue estando barata. Existen muchos valores con una buena relación precio/beneficio y con altos rendimientos por dividendos.

Desde la situación actual, si invertimos en valores con un PER inferior a 15 y %DIV superior al 4%, la probabilidad de conseguir ganancias por plusvalías y dividendos es bastante alta a medio y largo plazo. No me extrañaría que se consiguieran beneficios superiores al 10% anual en los próximos años, si invertimos ahora en valores de calidad.

Los pequeños inversores, por lo general, invertimos en bolsa cuando se habla muy bien de ella en los medios y corros de amistades. Pero cuando esto ocurre la bolsa está pletórica, en precios máximos, y es cuando más probabilidades tenemos de perder nuestro dinero.

Si queremos invertir en bolsa con mentalidad de medio o largo plazo, todavía estamos a tiempo de hacerlo. Con los precios actuales hay muchos valores que prometen. Pero hay que tener la prevención de seleccionar los mejores.

Si nos atenaza el miedo y no compramos ahora, porque los recelos que se detectan en el ambiente pesan más que las cifras en nuestras decisiones, posiblemente acabaremos comprando más adelante, cuando la confianza lleve meses instalada, cuando los precios hayan subido por encima de lo que sería razonable, cuando la euforia invada el ambiente y nos empuje a comprar compulsivamente, movidos por el efecto rebaño, aunque las cifras nos digan que ya no es el momento de comprar, sino el de pensar en vender.

1 comentario:

ToniTav dijo...

Buenos comentarios. Estoy especialmente de acuerdo con el último párrafo.